fbpx
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS
+34 976 207 363

Tras la sombra de los cartujos – las sombras de la muerte

Restos del gran claustro de la Cartuja de la Concepción

Lo que hoy es el parque del barrio de la Cartuja Baja, conocido como Huerto Frisón, era el gran claustro alrededor del cual estaban las celdas de los monjes. Y en su interior, donde hoy juegan los niños, estaba el cementerio en el que los cartujos esperarían al día de la resurrección de los muertos rodeados del mismo silencio que les había acompañado durante su vida. Puede que para nosotros, que muchas veces vivimos la vida queriendo olvidarnos de que la muerte está agazapada en cualquier esquina, sea algo macabro imaginar que a pocos metros de la celda donde el cartujo pasaba su vida se encontraba la fosa donde su cuerpo sería enterrado tras su muerte. Pero no creo que para ellos sea algo trágico encontrarse de frente con su tumba cuando salen de su celda, ni tampoco me los imagino esperando la muerte con ansiedad como Santa Teresa, cuando decía aquello de “Ven, muerte, tan escondida / que no te sienta venir / porque el placer de morir / no me vuelva a dar la vida“, sino más bien aceptándola con naturalidad, un poco como en los versos de Machado: “Y cuando llegue el día del último viaje / y esté al partir la nave que nunca ha de tornar / me encontraréis a bordo, ligero de equipaje / casi desnudo, como los hijos de la mar“. 

San Bruno en la cartuja de Nápoles, reflexionando sobre la vida y la muerte

San Bruno suele aparecer representado contemplando una calavera. Viéndolo me viene a la cabeza Quevedo reflexionando sobre la fugacidad de la vida, cuando escribe aquellos versos en los que habla del hombre y dice:

Sueño fue ayer, mañana será tierra.

Poco antes nada, poco después humo.

Y también me viene a la cabeza esa imagen (probablemente falsa) del cartujo dando cada día de su vida una paletada para cavar su tumba al leer estos otros versos:

Azadas son la hora y el momento

que a jornal de mi pena y mi cuidado

cavan en mi vivir mi monumento.

Y sin embargo no tienen nada que ver. Quevedo ama intensamente la vida, disfruta hasta el último segundo, y más cuando nota que se le escapa entre los dedos. Su obsesión por la muerte es la otra cara de su vitalismo, ni más ni menos. Para el cartujo la muerte no es un final, algo tenebroso o que dé miedo, sino algo hacia lo que camina todos los días.

Claustro grande de la Cartuja de San Martino, en Nápoles

Yo comencé a entender un poco de todo esto en un lugar maravilloso, la Cartuja de San Martino, en Nápoles. En una ciudad bulliciosa como Nápoles, caótica, loca, desenfrenada… hay un oasis de paz, que es este claustro que se ve en la fotografía. Y en este claustro un cementerio que a mí me pareció en aquel momento un pequeño paraíso.

Cementerio de los cartujos

Queda claro que es un cementerio, aunque las tumbas no se ven por ninguna parte. Es un pequeño recinto, sencillo pero cuidadísimo, donde los cartujos esperan el juicio de Dios. Las calaveras que lo rodean no resultan macabras, o a mí no me lo parecen. En ningún otro lugar como en ése he tenido la tentación de creer que podía haber algo después de la muerte. Y precisamente por el momentáneo consuelo de creer que a lo mejor ésta no era un punto y final, en pocos sitios me he sentido tan bien como en aquel cementerio y en aquel momento.

Un buen lugar para pasar la eternidad

Cuando muere el cartujo, en su celda y rodeado de sus hermanos, se le coloca sobre unas parihuelas, con el rostro cubierto con la capucha. Se lleva primero a la sala capitular, cubriendo el cadáver con un gran paño, y luego a la iglesia, y al acabar la misa toda la comunidad rodea al difunto y canta mientras el prior echa agua bendita sobre él. Parte entonces la procesión que atraviesa el gran claustro y se dirige al cementerio: un novicio con una cruz, el Prior y detrás los monjes en fila, el cuerpo llevado por cuatro de ellos y finalmente los hermanos,todos cantando salmos de alegría y esperanza hasta que llegan a la fosa cavada pocas horas antes. Se retira entonces el paño y se deja el cadáver sobre una tabla, depositándolo con cuidado en la fosa y cubriéndolo con tierra mientras el Prior dice: “Ilumina, Señor, el alma de tu siervo, cuyo cuerpo descansa ahora en las sombras de la muerte“. Un simple cruz sin nombre recordará su existencia.

Si queréis conocer una de las dos cartujas zaragozanas, los sábados por la mañana a las 12’00 haremos visitas a la Cartuja de Aula Dei. Si queréis saber más entrad aquí, y para reservar llámanos al 976207363 o entrad aquí.

Y si queréis saber más sobre los cartujos aquí os dejo algunos post de nuestro blog:

Las cartujas de Aragón

La cartuja de Aula Dei

Un paseo nocturno por la Cartuja Baja

Con la tele en la Cartuja Baja

Las sombras de la muerte

Cartujas y tortugas

9 respuestas a “Tras la sombra de los cartujos – las sombras de la muerte”

  1. […] Tras la sombra de los cartujos – Las sombras de la muerte […]

  2. […] Actualizados : Fauna zaragozana – el caballo de Palafox Tras la sombra de los cartujos – las sombras de la muerte Tras la sombra de los cartujos – de excursión a la Cartuja de las Fuentes Fauna zaragozana – […]

  3. […] Tras la sombra de los cartujos – las sombras de la muerte GA_googleAddAttr("AdOpt", "1"); GA_googleAddAttr("Origin", "other"); GA_googleAddAttr("theme_bg", "ffffff"); GA_googleAddAttr("theme_text", "333333"); GA_googleAddAttr("theme_link", "265e15"); GA_googleAddAttr("theme_border", "ededed"); GA_googleAddAttr("theme_url", "996633"); GA_googleAddAttr("LangId", "19"); GA_googleAddAttr("Tag", "actividades"); GA_googleAddAttr("Tag", "historia"); GA_googleAddAttr("Tag", "noche-2"); GA_googleAddAttr("Tag", "rutas-en-el-cementerio"); GA_googleAddAttr("Tag", "tematicas"); GA_googleAddAttr("Tag", "un-otono-de-muerte"); GA_googleAddAttr("Tag", "zaragoza"); GA_googleAddAttr("Tag", "actividades"); GA_googleAddAttr("Tag", "actividades-nocturnas"); GA_googleAddAttr("Tag", "bernini"); GA_googleAddAttr("Tag", "brueghel"); GA_googleAddAttr("Tag", "cementerio"); GA_googleAddAttr("Tag", "dinamizada"); GA_googleAddAttr("Tag", "fusilamientos"); GA_googleAddAttr("Tag", "gozarte"); GA_googleAddAttr("Tag", "guerra-civil"); GA_googleAddAttr("Tag", "jorge-manrique"); GA_googleAddAttr("Tag", "noche"); GA_googleAddAttr("Tag", "noche-en-zaragoza"); GA_googleAddAttr("Tag", "noches-de-noviembre"); GA_googleAddAttr("Tag", "paseo-guiado"); GA_googleAddAttr("Tag", "paseo-nocturno"); GA_googleAddAttr("Tag", "ruta-guiada"); GA_googleAddAttr("Tag", "ruta-nocturna"); GA_googleAddAttr("Tag", "torrero"); GA_googleAddAttr("Tag", "valdes-leal"); GA_googleAddAttr("Tag", "visita-guiada"); GA_googleAddAttr("Tag", "visita-nocturna"); GA_googleFillSlot("wpcom_sharethrough"); Share this:StumbleUponDiggRedditLike this:LikeBe the first to like this post. […]

  4. […] en 19 agosto 2011 a 9:33 | Inicia sesión para responder Tras la sombra de los cartujos – las sombras de la muerte « gozARTE.net […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Salamanca: del 23/09 al 03/10

  • La estela de Corrado Giaquinto

  • Carrito

  • Suscríbete a nuestro boletín

  • ¡¡¡NOS VAMOS A #SALAMANCA!!! 29 de septiembre al 3 de octubre
    ¡¡¡NOS VAMOS A SALAMANCA!!! 29 de septiembre al 3 de octubre de 2021 (desde Zaragoza, para incorporarse desde otro origen consultar)
    TAL DÍA COMO HOY... En 1932 le fue concedida la Denominación de Origen a los vinos de Cariñena. Unos años antes, en 1909, Alfonso XIII otorgó a Cariñena el título de ciudad, y no lo hizo por cualquier cosa, sino por su contribución a encontrar una solución contra la plaga de la filoxera.
    ¿SABÉIS POR QUÉ LA IGLESIA DE SAN MIGUEL DE #ZARAGOZA SE LLAMA "DE LOS NAVARROS"? Pues tiene mucho que ver con el hecho de que justo enfrente haya una calle que se llama Reconquista. Pero vayamos por partes y vamos a empezar viajando en el tiempo hasta el año 1118, que es cuando Alfonso I el Batallador, rey de aragoneses y pamploneses, está intentando conquistar la ciudad a los musulmanes. Sus tropas la han sitiado (siete meses durará el asedio), y justo enfrente de donde está ahora la iglesia, en el límite de la ciudad, están los navarros (en la época se decía pamploneses) acampados. Pues bien, aunque sabemos que los musulmanes acabaron rindiéndose por hambre, una leyenda cuenta que San Miguel, ni más ni menos, les ayudó a abrir una brecha justo en este punto de la muralla, y por esa razón tiempo después aquí se le dedicaría una ermita que con el tiempo se convertiría en una parroquia, a la que se añadiría el apellido "de los navarros" por los que entraron con él. Aquí os dejo una imagen del santo más guerrero, la que está justo encima de la puerta de entrada.
    #ZARAGOZA ANTIGUA - Hoy empezamos el día con una imagen anterior a los años 70 del siglo XX.
    TAL DÍA COMO HOY... En 1522 llega a Sanlúcar de Barrameda Juan Sebastián Elcano, con una sola nave y con 18 hombres, después de dar la primera vuelta al mundo. La expedición había partido tres años antes al mando de Magallanes, con cinco barcos y 234 hombres.
  • Categorías del producto

  • Calle San Agustín 27-29, 50002 Zaragoza
    Teléfono 976 20 73 63

    Aviso Legal | Condiciones Generales | Política de Privacidad | Política de Cookies

    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS

    Copyright © 2018 Gozarte | Todos los Derechos Reservados | Desarrollo web analiZe