fbpx
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS
+34 976 207 363

Tras la sombra de los cartujos – la Cartuja de Aula Dei


Cuando en 1563 don Hernando de Aragón, arzobispo de Zaragoza, fundó la Cartuja de Aula Dei, ya existía un monasterio de esta Orden en Aragón: la Cartuja de las Fuentes, en los Monegros, fundada a principios del siglo XVI. Posteriormente se fundaría otro también al lado de Zaragoza, la Cartuja de la Concepción o Cartuja Baja (de ahí que a Aula Dei también se la conozca como Cartuja Alta).

Las condiciones de subsistencia de los monjes en la Cartuja de las Fuentes eran tan precarias, en un entorno tan pobre y desértico, que se plantearon trasladarse a un lugar más adecuado, cosa que hicieron en 1563. De las tres cartujas aragonesas Aula Dei fue la más rica (su participación en la fundación de la Cartuja Baja fue muy importante) y es la mejor conservada. Antes de construirla se estudiaron las que ya se habían construido antes en Cataluña y Valencia, y después de mucho pensar se diseñó un plano absolutamente racional y que respondía perfectamente a las necesidades de los monjes.

Aquí tenemos el plano de la Cartuja de Aula Dei. Está rodeada por una muralla baja con pequeños torreones, como se podía apreciar en las fotos de arriba. Esa muralla no forma aún un rectángulo perfecto, como en la Cartuja Baja (construida casi un siglo después), pero es bastante regular. En la parte de abajo del plano están las construcciones de servicios, las que están ocupadas por los criados y los hermanos legos (o sea, los que se encargan del funcionamiento diario del monasterio, lo que les obliga a estar en contacto con el mundo exterior). En la parte de arriba está el corazón del monasterio, la iglesia con dos claustros pequeños a los lados (uno de capillas, para que todos los monjes puedan cantar misa a diario, y otro con el refectorio, donde los domingos comen en comunidad) y el gran claustro con las celdas de los monjes detrás, en la parte más alejada de la puerta del recinto. Todo esto fue una auténtica novedad, y todas las cartujas españolas construidas después siguieron el modelo: Ara Christi en Valencia, la Cartuja Baja en Zaragoza, Nuestra Señora de las Fuentes en la provincia de Huesca y la de Jesús Nazareno en Valldemosa (Mallorca).

Aquí podemos ver el aspecto exterior del conjunto, magníficamente conservado. En el dibujo de arriba vemos la iglesia con su torre en primer plano, y detrás el gran claustro con las celdas de los monjes alrededor. En la vista aérea tenemos una impresionante imagen de ese claustro, con el cementerio en el centro (se distingue por el grupo de cipreses) y las 36 celdas alrededor, cada una de ellas con dormitorio, oratorio, estudio, comedor, huerto, taller y solana

La construcción de este magnífico conjunto fue posible gracias al apoyo del arzobispo de Zaragoza (nieto de Fernando el Católico y primo hermano de Carlos V) don Hernando de Aragón, que puso el dinero para que fuera posible una fundación “magnífica, suntuosa y cumplida“, que además pudo construirse en muy pocos años. Hasta el siglo XIX vivirían aquí los monjes sin sobresaltos, algo que acabaría con la Guerra de la Independencia, el Trienio Liberal (1820-1823) y la Desamortización de Mendizábal. Los monjes se marcharon, pero volvieron en 1901 y hasta hace muy poco han vivido en el monasterio (ahora hay una nueva comunidad, muy distinta, llamada Chemin Neuf).

Dentro del monasterio hay muchos espacios singulares, como la espléndida biblioteca, el claustrillo de capillas decorado con pinturas del siglo XVII de la vida de San Bruno, las pinturas del XVIII dedicadas a los siete sacramentos que los cartujos se trajeron de Francia en 1901, cuando volvieron tras la Desamortización… pero por encima de todo destaca la iglesia, contemporánea de la Lonja, de la última ampliación de la Seo… como en ellas, hay magníficas bóvedas de crucería estrelladas decoradas con florones de madera, muy propios de la arquitectura aragonesa de la época.

La iglesia se redecoró en el siglo XVIII, y fue entonces cuando se hizo el retablo y, sobre todo, las grandes pinturas murales de Goya, de las que hablaremos en el siguiente capítulo. De momento, si queréis descubrir este lugar con nosotros no os podéis perder la visita que hemos preparado.

Cuándo – Todos los sábados a las 12’00

Dónde – Portería de la Cartuja de Aula Dei a las 11’50, o parada del bus 28 en el Coso, nº 118 a las 11’10

Precio – 10 € por persona (8 € para jubilados y estudiantes menores de 26 años, 6 € para parados)

Reservas – Llamando al 976207363 o entrando aquí

7 respuestas a “Tras la sombra de los cartujos – la Cartuja de Aula Dei”

  1. […] « Fauna zaragozana – leones de colores Tras la sombra de los cartujos – la Cartuja de Aula Dei […]

  2. […] en 9 septiembre 2011 a 10:49 | Inicia sesión para responder Tras la sombra de los cartujos – la Cartuja de Aula Dei « gozARTE.net […]

  3. […] en 9 septiembre 2011 a 10:49 | Inicia sesión para responder Tras la sombra de los cartujos – la Cartuja de Aula Dei « gozARTE.net […]

  4. […] en 9 septiembre 2011 a 10:49 | Inicia sesión para responder Tras la sombra de los cartujos – la Cartuja de Aula Dei « gozARTE.net […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Carrito

  • TAL DÍA COMO HOY... Le fue concedida a Manuel Pertegaz, nacido en Olba (Teruel) la medalla de oro de las Bellas Artes. De su impresionante currículum (fue uno de los más grandes de la moda española, junto a Balenciaga, y un embajador de nuestro país en el mundo entero) me quedo con un vestido que es todo un icono: el que lució Salomé en Eurovisión en el lejano 1969, la primera y única vez que el festival se ha celebrado en España (el año anterior había ganado Massiel con el mítico "La la la"). El régimen de Franco tiró la casa por la ventana para dar al mundo una imagen de modernidad, y el resultado fue un festival de lo más loco en el que, entre otras cosas, hubo cuatro ganadores.
    SANTO DOMINGO DE SILOS, de BARTOLOMÉ BERMEJO
    TAL DÍA COMO AYER... En 1813 tuvo lugar la batalla de Vitoria, entre las tropas francesas que escoltaban a José Bonaparte en su huida y un conglomerado de tropas españolas, británicas y portuguesas al mando del duque de Wellington (por cierto, Agustina de Aragón luchó allí). Aquello llevaría la retirada definitiva de las tropas francesas de España (la liberación de Zaragoza tendría lugar menos de veinte días después, el 9 de julio), con la excepción de Cataluña, y a la devolución de la Corona a Fernando VII por el tratado de Valençay, que se firmaría unos meses después. Eso sí, hasta el 20 de julio de 1814 no se firmaría la paz entre España y Francia.
    TAL DÍA COMO AYER... En 1643 murió el arzobispo de Zaragoza Pedro de Apaolaza, que fue el que organizó toda una investigación para decidir si el milagro de Calanda había sido realmente un milagro o no. ¿Sabéis lo que había ocurrido? Pues así dicen los versos:
    El viernes a las 20'30, con la fresca...
    ¡¡¡NOS VAMOS DE EXCURSIÓN!!! Mañana, sábado 19, UN DÍA EN LAS CUENCAS MINERAS
  • Categorías del producto

  • Calle San Agustín 27-29, 50002 Zaragoza
    Teléfono 976 20 73 63

    Aviso Legal | Condiciones Generales | Política de Privacidad | Política de Cookies

    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS

    Copyright © 2018 Gozarte | Todos los Derechos Reservados | Desarrollo web analiZe