Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS
+34 976 207 363

Fauna zaragozana – los camellos de la Seo

Sí, sí, en la Seo hay no uno ni dos, sino tres camellos, tres. Y bien visibles, además. Nada menos que en la escena principal del maravilloso retablo mayor. Si no os habéis parado nunca a saludarlos id cualquier día que tengáis una horilla libre con ganas de descubrir los mil y un maravillosos detalles que hay por todas partes. Si tenéis prismáticos o algo parecido llevadlo también, ya veréis como vale la pena.

Los Reyes Magos llegando al portal, con sus pajes, sus camellos, sus regalos…

Hoy sólo os voy a hablar de los animales que hay en la escena principal, que son unos cuantos. Más de diez y menos de quince, ni más ni menos. ¿Habíais visto tantos al primer golpe de vista? Pues miradla otra vez y contad a ver cuántos veis. Y no valen los que están en el marco, sólo los de dentro de la escena.

¿Qué diríais vosotros, camellos o caballos? Pues un poco de todo, para no discutir

Los primeros, claro, los camellos. Porque a estas alturas ya os habréis dado cuenta de que la escena representa a los Reyes Magos llegando al portal de Belén (la catedral se dedica al Salvador el día de su Epifanía, vamos, el 6 de enero). ¿Vosotros creéis que en el siglo XV, cuando se hizo el retablo, había camellos en Zaragoza? Pues ni uno ni medio. Y encima el escultor venía de Alemania, así que ya os podéis imaginar los que habría visto por allí. Habría leído descripciones y vería cuadros hechos por pintores que tenían más o menos la misma idea que él, pero nada más. Así que… hizo una especie de mezcla entre lo que sabía de los camellos y el animal más parecido a ellos que conocía: el caballo. El cuello es de camello, y se ve muy bien en el que está de perfil, pero la cara es de caballo. Y si no, fijaos en el que nos mira de frente y asoma por detrás de la cabeza del rey rubio. Y fijaos también en la silla de montar del que está de perfil, y en otra cosa más: los que pintaron el retablo cuando los escultores acabaron su trabajo les pintaron pelo, que también es una cosa muy de camellos.

El buey y la burra no podían faltar

Si os fijáis en la ventana que hay detrás de la cabeza de la Virgen, en el portal, ¿quién se asoma por ahí? Pues quién iba a ser, el buey y la burra, tan polémicos últimamente. Hasta aquí los clásicos, pero hay más. Vamos a mirar ahora encima del tejado del portal, lo que está al fondo de la escena. ¿Veis un pequeño pueblo, con algunas casitas? Y también un pastor con su rebaño, ¿no? ¿Cuántas ovejas? ¿Cuatro? ¿Cinco? ¿Qué creéis? ¿Lo que tiene a los pies es una oveja o un perro? Por cierto, si tenéis buena vista veréis que el pastor está tocando la gaita.

Tengo yo una ovejita lucera, que de campanillas, se ha puesto un collar…

Para darnos la sensación de que estos personajes están más lejos los ha hecho más pequeños, pero la verdad es que los ha hecho mucho más pequeños. No hay un termino medio, sólo el primer plano y el plano del fondo. Todavía no representa la profundidad a la manera renacentista, aumentando gradualmente el tamaño de los personajes a medida que se acercan al primer plano, sino a la manera medieval: lo que está más arriba es lo que está más lejos. Y funciona.

Busca, busca…

Ya sólo nos quedan dos, y como os he puesto la foto lo tenéis muy fácil. Uno es un perro, está claro. Lo que no está tan claro es lo que hace, pero si os fijáis bien… veréis que está olisqueando algo. Son unas huellas. A veces, en la Edad Media, se representaban en la misma “viñeta”, por utilizar una palabra actual, dos momentos de la misma escena. Aquí tenemos hasta tres. Los Reyes llegando al portal, el pastor con su rebaño y el perro olfateando las huellas de los camellos. Sabéis por qué, ¿no? Porque Herodes quiere localizar a los Reyes para que le digan donde está el portal, pero estos le han dado esquinazo.

Bueno, sólo falta un animal, pero este no os lo voy a decir, tenéis que descubrirlo vosotros cuando vayáis a la Seo cualquier día de estos. Sólo os doy una pista: está muy cerca del perro. Y para el día que vayáis, algunas cosas más: ¿Tenéis localizados a los tres Reyes? ¿Y las coronas y los regalos? ¿Y no hay nada raro aquí? Sí, y además salta a la vista. ¿Aún no os habéis dado cuenta? Pues la respuesta para otro día.

Si queréis saber mucho más sobre la Seo no os podéis perder las visitas que tenemos cada sábado por la mañana:

– 10’30 – LOS SECRETOS DE LA SEO http://bit.ly/2zPyTCt
– 10’30 – LAS CATEDRALES DE ZARAGOZA (LA SEO + EL PILAR) http://bit.ly/2zMmxep
– 10’30 – LA SEO + PALACIO ARZOBISPAL http://bit.ly/2AtCrY4

Si queréis más información o reservar entrad en los enlaces o llamadnos al 976207363. Y si queréis conocer más historias de la fauna zaragozana aquí os dejo unos cuantos posts de nuestro blog:

Tarde de toros

El león de San Marcos, un trozo de Venecia en Zaragoza

El perro de San Roque no tiene rabo

El caballo de Palafox 

El caballito de la Lonja

Los ¿delfines? de Neptuno

Los gallos de las veletas… y algún otro

El león del Batallador

El tocinico de San Antón

La cierva de San Gil

Los camellos de la Seo

El dragón de San Jorge

Leones de colores

16 Comentarios »

RSS feed de los comentarios de este post. TrackBack URL

Dejar un comentario

  • Categorías de Noticias

  • Instagram

    Something is wrong.
    Instagram token error.
    1
  • El boletín de gozARTE

  • Calle San Agustín 27-29, 50002 Zaragoza
    Teléfono 976 20 73 63

    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS

    Copyright © 2018 Gozarte | Todos los Derechos Reservados | Desarrollo web analiZe