fbpx
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS
+34 976 207 363

Descubre la Zaragoza escondida – El Patio de la Infanta y Hércules (I)

El Patio de la Infanta es uno de los rincones más espectaculares y menos conocidos de Zaragoza. Está lleno de docenas y docenas de imágenes en relieve, entre las que están algunos de los trabajos de Hércules. ¿Sabéis quién era? Pues para empezar esta historia desde el principio nos tenemos que ir muchos, muchísimos años atrás. Seguro que habéis oído hablar de Zeus, ¿no? Pues ya sabréis que era el dios más dios de todos, el capo del Olimpo. ¿Y sabéis cómo se había ganado su prestigio? Pues escuchad a las musas, que están deseando contárnoslo.

A lo que vamos. Resulta que Zeus se había enamorado de Alcmena. Bueno, enamorado igual es mucho decir, porque a Zeus le gustaban casi todas y casi todos, así que… En fin, la cuestión es que estaba encaprichado con Alcmena, una chica guapa que además era hija de un rey, o sea, princesa. Hasta aquí ningún problema, ¿no? Pues sí, porque Hera, la mujer de Zeus, estaba aborrecida de aguantar que su marido le fuera infiel hasta con el lucero del alba, porque donde ponía el ojo ponía la bala. Casi nadie se atrevía a decirle que no, pero cuando le daban calabazas estaba dispuesto a convertirse en lo que hiciera falta por una buena ración de sexo sin compromiso: en lluvia de oro para caer sobre Danae, en toro para raptar a Europa, en águila para llevarse al hermoso Ganimedes al Olimpo, en cisne para pasar un rato estupendo con Leda…

Zeus y Alcmena a punto de caramelo

¿Sabéis como conquistó a Alcmena? Pues engañándola y haciéndose pasar por su marido. Eso sí, aunque Alcmena no se da cuenta, está bien claro que el que está en la cama es Zeus. ¿Veis el águila que hay a sus pies? Pues es su símbolo, así que no queda ninguna duda. Lo malo es que el pavo real es el animal de su mujer, y por lo que parece no se pierde detalle. ¡Pobre Hera! La cuestión es que Alcmena se quedó embarazada de Zeus pensando que era su marido, que volvió al día siguiente de la guerra y… también se quedó embarazada de él. ¿Cómo lo veis? En fin, la cuestión es que nacieron dos niños, uno de cada padre: el légitimo Ificles y el otro… Hércules, que es el que nos interesa.

Hércules, ya criadico

Ya os podéis imaginar que la pobre Hera no le tenía mucho cariño a Hércules. Para empezar, intentó retrasar el parto todo lo que pudo. Luego envió dos serpientes a matarlo en la cuna, pero la criatura, que ya apuntaba maneras, se las cargó en un suspiro. También cuentan que Zeus engañó a Hera para que amamantase al niño, pero cuando ella se dio cuenta lo apartó rápidamente, el chorro de leche salió disparado y… ¡¡¡nació la Vía Láctea!!!

Estos dioses, a la que te descuidas crean una galaxia

El caso es que con Hera o sin ella el niño se criaba divinamente, sano y fuerte. ¿Fuerte? Mucho más que fuerte. Hasta un poco brutote y bestia, diría yo. Y entre que no controlaba mucho su fuerza y que Hera, que no lo podía ni ver y no descansaba, le echó en la copa un veneno que le provocó un ataque de locura, sin querer mató a sus hijos y a dos de sus sobrinos con sus propias manos. Cuando descubrió lo que había hecho se volvió loco de dolor, acudió a la sibila délfica (una especie de adivina que predecía cosas que no entendía nadie, con lo cual siempre acababa acertando) y ella le dijo que tenía que llevar a cabo diez trabajos (que luego fueron doce, porque Hera se puso puntillosa y dijo que dos no valían, que le habían ayudado y que así cualquiera). ¿Sabéis cuáles fueron esos doce trabajos? Otro día os lo cuento.

Por cierto, a raíz de aquellos trabajos fue acumulando “pingos”. La piel del león de Nemea, que llevaba siempre encima; las manzanas de oro del jardín de las Hespérides, que le aseguraban la vida eterna…

En la mano las manzanas, pero ¿a quién le importa eso?

Y llegamos a lo que nos interesa: en el Patio de la Infanta aparecen representados cinco de los trabajos de Hércules. ¿Cuáles son? ¿Qué hacen allí? Otro día hablamos de eso.

Hércules luchando con el gigante Anteo en un relieve del patio

 

Una respuesta a “Descubre la Zaragoza escondida – El Patio de la Infanta y Hércules (I)”

  1. […] febrero 2012 por gozarte En el capítulo anterior nos habíamos quedado en que Hércules tenía que conseguir hacer diez trabajos (que luego fueron […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • La estela de Corrado Giaquinto

  • Carrito

  • Esta mañana he hecho la visita a la exposición sobre "La estela de Corrado Giaquinto" y aparte de disfrutar mucho me he emocionado. Ha venido una persona (no voy a poner el nombre, por si él prefiere que sea así) y me ha hecho un #regalo para darnos las #gracias a Juan y a mí por los vídeos de la palmera, los que hicimos durante el confinamiento más duro (él, además, ha estado participando en todos los tours virtuales que hemos hecho entre agosto del año pasado y junio de este). Me ha dicho lo mucho que le han ayudado a sobrellevar esta situación, pero no sé si sabe que a nosotros nos han ayudado tanto como a él, y sobre todo el verle a él y a bastantes otros cada fin de semana, apoyándonos y disfrutando juntos de algo que nos encanta, la historia, el arte... y la compañía de otras personas. Ha sido maravilloso para mí sentir ese apoyo de todos ellos, y hoy me he emocionado. Gracias de verdad por decírnoslo, ¡¡¡muchísimas gracias!!!
    LOS SECRETOS DE LA SEO - Cuando las tropas de Alfonso I el Batallador conquistaron #Zaragoza (la Saraqusta musulmana), el rey decidió instalar la catedral (o sea, la iglesia del obispo) en lo que había sido mezquita mayor de la ciudad. Se cambio la orientación (los musulmanes rezaban hacia el Este y los cristianos lo harían hacia el Norte), se le añadió un cuerpo de campanas a la torre y poco más.
    Este sábado... ¡¡¡NOS VAMOS A #HUESCA!!!
    EL NUDO GORDIANO
    CUMPLEAÑOS DE REMBRANDT
    #ZARAGOZA ANTIGUA - En 1955 desaparecía el café Ambos Mundos, el más grande de Europa (según decía su publicidad), abierto en 1881. Estaba en los porches del Paseo independencia a la altura de la calle Casa Jiménez y no era un café cualquiera, ni mucho menos, sino una joya del patrimonio zaragozano. Había sido construido por Félix Navarro, el arquitecto del Mercado Central y de tantas otras cosas, y era... ¡¡¡espectacular!!! Tanto que decían que después de ver el Pilar, el Ambos Mundos era la segunda visita obligada en Zaragoza.
  • Categorías del producto

  • Calle San Agustín 27-29, 50002 Zaragoza
    Teléfono 976 20 73 63

    Aviso Legal | Condiciones Generales | Política de Privacidad | Política de Cookies

    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS

    Copyright © 2018 Gozarte | Todos los Derechos Reservados | Desarrollo web analiZe