Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS
+34 976 207 363

Lujuria es… el teatro chino de Manolita Chen

¿Alguien de más de treinta y muchos no recuerda el “Teatro chino de Manolita Chen”? Todos tenemos alguna espina clavada por no haber podido hacer alguna cosa, y la mía es no haber podido entrar nunca. Recuerdo que cuando era pequeño veía el rótulo de bombillas año tras año, cuando llegaban las fiestas del Pilar e iba a las ferias con mis padres, mis abuelos o mis tías. Pero cuando tuve la edad de ir ya no existía, y siempre me ha picado la curiosidad de saber qué era lo que uno se encontraba cuando pasaba aquella puerta que para mí siempre tuvo algo de mágica. Quién sabe, igual me imaginaba entonces que dentro se desnudaban hasta los acomodadores. No recuerdo qué fantasías tenía, pero lo que es seguro es que las ferias no eran ferias sin el “Teatro chino de Manolita Chen”.

Buscando, buscando, he encontrado bastante información sobre aquel mítico teatro ambulante, y esto es lo que he podido deducir. Para empezar, que hubo un auténtico señor Chen, y para seguir que hubo dos Manolitas, una auténtica y otra falsa que además era transexual. Vamos, todos los ingredientes para un estupendo culebrón. Ahí va la historia. Nuestra primera protagonista es Manuela Fernández Pérez, una bailarina y cantante que a principios de los 40 conoció en el Circo Price a Chen Tse-Ping, un lanzador de cuchillos de la troupe Chekiang. Se enamoraron, se casaron y Manolita pasó a formar parte de la troupe.

Imagínense al señor Chen venga a lanzarle cuchillos a la pobre Manolita. Hay gente que tiene formas de los más extravagantes de demostrar su amor

El caso es que el señor Chen vio que aquello tenía futuro y decidió montar un circo ambulante que acabaría llamándose Teatro Chino de Manolita Chen. Y aquí viene la segunda parte. Un socio del amigo Chen decidió montárselo por su cuenta con el dueño de una tómbola, y contrataron a una estrella del Paralelo Barcelonés, el primer transexual popular en nuestro país. Su nombre de nacimiento era Manuel Saborido y acabó siendo la segunda Manolita Chen.

“Compañía de galas orientales”. Aquello no podía ser más evocador, ¿no?

Es posible que nunca llegue a saber si el “Teatro chino de Manolita Chen” que yo veía todos los años para las fiestas del Pilar era el auténtico o el falso (los dos eran auténticos, en cualquier caso), y la verdad es que prefiero no saberlo. Lo cierto es que el espectáculo debía ser similar y todo un éxito, ya que llegaban a hacer ¡¡¡¡OCHO FUNCIONES DIARIAS!!!! Marifé de Triana, sin ir más lejos, empezó allí, y allí se curtió aprendiendo a aguantar el frío y el calor, el aplauso y la indiferencia del público…

Las leonas del destape, casi ná

En cualquier caso, la atracción estrella (y aquí pongo los dos ♦♦ de la tele de mi infancia, y que el que siga leyendo que se atenga a las consecuencias) era… Nicomedes Expósito, el enano más potente del siglo XX. Sí, cómo suena, porque el tal Nicomedes era más que superdotado y al mismo tiempo desafiaba la ley de la gravedad, pues aquello tenía una firmeza nunca vista. Tanto que su número estrella consistía en introducir el susodicho miembro en un agujero de la mesa del prestidigitador, y con la única ayuda de sus manos y sus pies era capaz de dar vueltas sobre tan original eje. Esto en las funciones de tarde, mientras que en las de noche se sustituía la mesa por la domadora de tigres, manteniéndose igual el resto del número. Lamento no tener fotos, aunque eso hubiera significado acabar con todas las existencias de rombos de este blog.

Manolita Chen (la “falsa”) luciendo muslamen, que se decía en la época

Para acabar, decir que el “Teatro chino de Manolita Chen” aparece en la película que inaugura el género del destape, “La trastienda”, donde puede verse un desnudo cuasi integral de María José Cantudo (sí, a mí se me quedó la misma cara que a vosotros). En fin, que es un trozo de historia de España y se merecía un lugar en nuestra particular Enciclopedia de la Lujuria, por la cantidad de sueños lujuriosos que provocó en nuestros padres y abuelos.

 

Y si queréis más lujuria no os podéis perder, este mes de enero, nuestras CENAS LUJURIOSAS.

Cuándo – Martes 19 , 22 y 26 de enero a las 21’15

Precio – 26 € por persona

Dónde – La Zarola, Calle de San Miguel 35

Más información y reservas – Llamando al 976207363 o entrando aquí

Si queréis seguirnos podéis entrar en www.facebook.com/gozARTE y pinchar en “me gusta”, o en twitter @gozARTE. Y ahora, os dejo unos cuantos post de nuestro blog con historias de lo más lujuriosas:

Lujuria es… Liz Taylor

Lujuria es… Olympia

Lujuria es… Marilyn Monroe

Pecadores encantadores – Rebeca y la lujuria

Lujuria es… el jamón

Lujuria es… el champagne (francés, bien sûr)

Lujuria es… sexo en Nueva York

Lujuria es… unas piernas de cinco millones de dólares

Lujuria es… el Bulli

Lujuria es… Venus

Lujuria es… el teatro chino de Manolita Chen

Lujuria es… Sodoma y Gomorra

Lujuria es… el “gabinete secreto” de Nápoles

Lujuria es… Marlon Brando

Lujuria es… Sofía

Lujuria es… la guerra de los biquinis

Lujuria es… el biquini

Lujuria es… El Plata

Lujuria es… Zeus y sus chic@s

Lujuria es… la Lollo

Lujuria es… pecado

Lujuria es… San Juan de la Cruz

23 Comentarios »

RSS feed de los comentarios de este post. TrackBack URL

Dejar un comentario

  • Categorías de Noticias

  • Instagram

    Something is wrong.
    Instagram token error.
    1
  • El boletín de gozARTE

  • Calle San Agustín 27-29, 50002 Zaragoza
    Teléfono 976 20 73 63

    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS

    Copyright © 2018 Gozarte | Todos los Derechos Reservados | Desarrollo web analiZe