Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS
+34 976 207 363

Lujuria es… el biquini

París, 5 de julio de 1946 – hay un concurso de belleza en París . Hasta aquí, nada fuera de lo normal, pero… de pronto aparece una modelo con un bañador de dos piezas que deja ver ¡¡¡¡EL OMBLIGO!!!! Escándalo total, un cataclismo como no se había vivido otro desde que… dos semanas antes los americanos hicieran en las islas Biquini sus primeras pruebas nucleares tras la II Guerra Mundial. Dos bombazos tan impactantes que a alguien se le ocurrió compararlos y aquella prenda acabó recibiendo el nombre de aquellas islas del Pacífico: Biquini.

Explosión de una bomba nuclear en el atolón Biquini

El que patentó el nombre fue un ingeniero, Louis Reard, que competía con el modisto francés Jacques Heim por diseñar “el bañador más pequeño del mundo”. Le costó encontrar una modelo que se lo pusiera, pero finalmente consiguió convencer a una stripper, Michele Bernardini, que no debía tener muchos prejuicios. En realidad aquello era una novedad relativa, porque ya las antiguas romanas…

Romanas jugando al voley-playa sin saberlo

…llevaban algo que no se llamaría biquini, pero que venía a ser lo mismo. Y en los años 30 ya se habían visto bañadores de dos piezas, pero eso de enseñar el ombligo… ¡¡¡Eso no!!! El ombligo era tabú, y rápidamente aquel invento del mismísimo demonio fue prohibido por la Iglesia en España, Italia y Portugal. Y sin embargo… gustaba, y mucho. Y el cine lo adoptó rápidamente, claro. La primera, la diosa Brigitte Bardot, en “Y Dios creó a la mujer”.

¿Quién hubiera sido capaz de adivinar en qué se iba a convertir BB? En fin, dejemos ese tema y veamos una imagen de otra película que sería la confirmación definitiva del biquini como prenda imprescindible en el fondo de armario de cualquier mujer: Ursula Andress emergiendo de las aguas en “007 contra el Doctor No”. Corría el año 1962 y después de aquello ya no había marcha atrás.

El impacto fue más o menos el mismo que si Venus hubiese vuelto a salir del mar

Ya no había vuelta atrás. Comenzaba la década de los sesenta y el biquini estaba a punto de convertirse en un símbolo de la liberación de la mujer. Después vendría el top less, el triquini, los rotundos pechos de Lola Flores en Intervíu… en fin, todo un camino que no había hecho más que empezar, hace exactamente 65 años y una semana, que se dice pronto. En cualquier caso, no todo sería fácil. Si queréis saber más, no os perdáis el próximo capítulo: La guerra de los biquinis.

Y si queréis más lujuria no os podéis perder, este mes de enero, nuestras CENAS LUJURIOSAS.

Cuándo – Martes 19 , 22 y 26 de enero a las 21’15

Precio – 26 € por persona

Dónde – La Zarola, Calle de San Miguel 35

Más información y reservas – Llamando al 976207363 o entrando aquí

Y si queréis leer más…

Lujuria es… Liz Taylor

Lujuria es… Olympia

Lujuria es… Marilyn Monroe

Pecadores encantadores – Rebeca y la lujuria

Lujuria es… el jamón

Lujuria es… el champagne (francés, bien sûr)

Lujuria es… sexo en Nueva York

Lujuria es… unas piernas de cinco millones de dólares

Lujuria es… el Bulli

Lujuria es… Venus

Lujuria es… el teatro chino de Manolita Chen

Lujuria es… Sodoma y Gomorra

Lujuria es… el “gabinete secreto” de Nápoles

Lujuria es… Marlon Brando

Lujuria es… Sofía

Lujuria es… la guerra de los biquinis

Lujuria es… el biquini

Lujuria es… El Plata

Lujuria es… Zeus y sus chic@s

Lujuria es… la Lollo

Lujuria es… pecado

Lujuria es… San Juan de la Cruz


23 Comentarios »

RSS feed de los comentarios de este post. TrackBack URL

Dejar un comentario

  • Categorías de Noticias

  • Instagram

    Something is wrong.
    Instagram token error.
    1
  • El boletín de gozARTE

  • Calle San Agustín 27-29, 50002 Zaragoza
    Teléfono 976 20 73 63

    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS

    Copyright © 2018 Gozarte | Todos los Derechos Reservados | Desarrollo web analiZe