fbpx
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS
+34 976 207 363

Curiosidades napolitanas – La Sangre de San Genaro

El patrón de Nápoles es San Genaro, un santo que allí desata auténticas oleadas de fervor pero que en cualquier otro lugar del mundo no se le conoce de nada. El hombre era obispo de Benevento, una pequeña ciudad a unos 100 km de Nápoles, allá por el 305. Mala fecha para estas cosas, pues justo le pilló la última persecución de los romanos contra los cristianos (la cosa fue mucho menos de lo que pintan, pero bueno, eso para otro día).

Como en tiempos de San Genaro no había fotos ni tampoco se estilaba que los obispos se hicieran retratos, nos creeremos que era así y en paz. Además, dentro está su auténtica calavera, así que…

La cuestión es que según dicen que han dicho que dicen, el obispo Genaro fue martirizado por el gobernador romano, pero con tan mala suerte que no se le moría ni a tiros (si los hubiera habido entonces, que no). Primero fueron por las buenas, y le pidieron que renegara de su fe. Nones. Pues nada, Genaro, tú te lo has buscao, nosotros ya te hemos dado la posibilidad de salvarte y tal y tal y tal, así que… al horno que vas de cabeza. Ya estaban los romanos convencidos de que iba a acabar churruscado por los dos lados, cuando ante su sorpresa… salió del horno tan campante. Ni una mancha en la ropa, como os lo digo. Lo nunca visto.

Aquí san Genaro totalmente crudo

El gobernador romano era cabezón y se había empezado en cargarse a este hombre, así que al día siguiente dijo: “A los leones“. Y ya se sabe, donde hay patrón no manda marinero, y a los leones (a a lo que tuvieran aquel día). Si estáis pensando que se lo comieron os vais a llevar otro chasco. Las fieras se echaron a sus pies como si fueran inocentes corderillos (vamos, que aquel día estaban los bichos harticos de comer). La cosa es que cuando a un gobernador romano se le metia algo en la cabeza… “Fuera la cabeza ya. Que decapiten a este hombre y a otra cosa, mariposa“. Y dicho y hecho, que a este señor no le debía discutir nadie. En fin, que con todo esto comprenderéis que lo hicieran santo, que si esto no son milagros… pues que baje Dios y lo vea.

San Genaro subiendo al cielo (todo compuesto, como siempre) y dejando atrás este valle de lágrimas que tantos sofocones le había dado al pobre

Y ahora viene lo bueno: alguien debió estar al tanto y recogió la sangre de San Genaro. Hasta aquí nada excepcional, que reliquias las hay de todos los colores (gotas de leche de la Virgen, plumas del arcángel Gabriel, prepucios de Cristo…). Lo curioso es que esa sangre, que después de 1700 años está toda reseca, como os podréis imaginar, se licúa tres veces al año. ¿Cómo se os queda el cuerpo? Pues seguid leyendo y os cuento más.

Alguna persona limpia y aseada (curiosa, que diríamos por aquí) recogió la sangre que cayó, y ahí sigue, dando que hablar

La cosa es más o menos así. Un sacerdote (en la foto de abajo el cardenal de Nápoles) coge la ampolla con sus manos, la mira, la menea un poco… mientras los fieles cantan, rezan y demás.

“Venga, le está diciendo el señor cardenal a la sangre, que si no esta gente nos corre a gorrazos”

Al principio muy píos, pero como la cosa se retrase le empiezan a decir al pobre San Genaro, que no tiene culpa de nada, barbaridades salidas de lo más selecto de los bajos fondos napolitanos (que son más bajos y más fondos que en ningún sitio). Especialmente un grupo de señoras muy devotas, las “tías de San Genaro”. Lo que llega a salir de sus bocas como el milagro tarde es como para no contarlo.

¿Qué la cosa funciona y la sangre se licúa? Pues este señor de negro, tan arreglao para la ocasión, saca el pañuelo blanco y aquello estalla. ¿Que no…?

Pues a veces pasa que no hay manera, y la sangre sigue allí como un pegote reseco por mucho que los fieles la insulten. Os podéis imaginar: desgracias garantizadas para Nápoles durante una buena temporada, está claro que San Genaro este año no está con nosotro. Y eso es un problemón, porque claro, acostumbrados como están los napolitanos a que su santo les saque las castañas del fuego (o sea, que detenga las erupciones del Vesubio con sólo levantar la ceja, por poner un ejemplo) pues claro, se quedan de lo más desprotegidos.

Por cierto, y ya para acabar, esto pasa dos veces al año: primer domingo de mayo, 19 de septiembre. Si os pilla por allí, no os lo perdáis. Y luego hay un tercer día, el 16 de diciembre, en el que simplemente se mira a ver, y si la sangre se ha licuado sola pues se saca la ampolla y se expone para que los fieles le den unos besos.

¿Queréis conocer más historias sobre Nápoles? Pues podéis participar en nuestras cenas napolitanas, los martes 7 y 21 de agosto y el 4 de septiembre. Si queréis saber más entrad aquí, y para reservar podéis llamarnos al 976207363 o entrar aquí. De momento, os dejo unos cuantos post de nuestro blog para que os vayáis animando a disfrutar de Nápoles con nosotros.

6 respuestas a “Curiosidades napolitanas – La Sangre de San Genaro”

  1. […] Si queréis ver el menú, pinchad aquí, y si queréis reservar aquí o llamando al 976 20 73 63. Curiosidades napolitanas: la sangre de San Genaro Curiosidades napolitanas: la pizza Margherita Lujuria es… Sofía Nos vamos a […]

  2. […] llamar al 976 20 73 63 o reservar pinchando aquí. Curiosidades napolitanas: Renato Carosone Curiosidades napolitanas: la sangre de San Genaro Curiosidades napolitanas: la pizza Margherita Lujuria es… Sofía Nos vamos a […]

  3. […] deberíais dejar de leer en este punto y pasar a algo mucho más edificante, como el milagro de la sangre de San Genaro, sin ir más lejos. A partir de aquí no se conoce la decencia, así de claro. El que siga, que se […]

  4. […] podéis pinchar aquí o llamar al 976 20 73 63. Curiosidades napolitanas: Renato Carosone Curiosidades napolitanas: la sangre de San Genaro Curiosidades napolitanas: la pizza Margherita Lujuria es… Sofía Nos vamos a Nápoles […]

  5. […] « Lujuria es… Sofía Loren Curiosidades napolitanas – La Sangre de San Genaro […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Este domingo ven a descubrir el Parque Grande J.A. Labordeta

  • Carrito

  • Suscríbete a nuestro boletín

  • #PLANES PARA ESTE FIN DE SEMANA EN #ZARAGOZA
    #PLANES PARA ESTE FIN DE SEMANA EN #ZARAGOZA
    TAL DÍA COMO AYER... Hace cinco años murió Madeleine LeBeau. Probablemente el nombre no os suene de nada (a mí tampoco), pero a los cinéfilos seguro que la fotografía os recuerda a algo, ¿verdad? Pues claro, era la última actriz viva del reparto de "#Casablanca". Tiene un papel muy pequeño en la película, pero es la protagonista de un momento inolvidable. Vamos a situarnos: estamos en plena Segunda Guerra Mundial, en Casablanca (Marruecos), y aquello es un hormigueo de nazis, espías de todas las nacionalidades, gente que intenta huir comprando un pasaporte falso al precio que sea, buscavidas, policías y funcionarios corruptos... A eso le añadimos una típica historia con triángulo amoroso: Ilsa, Rick y Victor Laszlo. La chica, el héroe de la resistencia y el canalla de buen corazón del que realmente está enamorada, pero al que dejó plantado en una estación de París porque a última hora decidió cumplir su deber (o sea, irse con el bueno) y no seguir a su corazón.
    TAL DÍA COMO AYER... En 1935 murió Kasimir #Malevich, uno de los artistas que revolucionarían el arte de principios del siglo XX. Nació en la Rusia de los zares, pero puso su arte al servicio de la revolución. Los soviets quisieron hacer tabla rasa con todo lo anterior y necesitaron un arte que reflejara aquel nuevo mundo que estaba naciendo. Nada de lo antiguo servía para ello, y Malevich fue más lejos que nadie a la hora de crear un arte nuevo, radical, limpio de cualquier referencia al mundo que se estaba haciendo desaparecer. Y si hay un cuadro que refleje todo eso mejor que ningún otro es "Blanco sobre blanco", una de las obras de arte míticas del siglo XX.
    TAL DÍA COMO AYER... En 1701 comenzó la Guerra de Sucesión española. Carlos II, el último de los Austrias, murió sin descendencia, y surgieron varios candidatos al trono español (por muy en decadencia que estuviéramos, la herencia seguía siendo descomunal): Felipe de Borbón, francés, y el archiduque Carlos, austriaco. ¿En qué basaban sus derechos? Pues los dos eran descendientes de Felipe IV a través de dos hermanas de Carlos II, María Teresa en el caso del francés y Margarita (la de "Las meninas") en el del austriaco. Como María Teresa era mayor parecía que no debía haber dudas al respecto, pero... siempre hay un pero, ¿verdad? María Teresa, al casarse con Luis XIV, había renunciado a sus derechos sucesorios al trono de España. La cuestión es que no se pusieron de acuerdo, ninguno quiso renunciar (normal, digo yo) y eso dio lugar a una guerra que duró casi quince años y que acabó con la introducción de una nueva dinastía en España, los Borbones.
    TAL DÍA COMO HOY... En 1540 nació en #Torrehermosa (Zaragoza) san Pascual #Bailón o Baylón (el hombre se llamaba así, no es que tuviera vocación de danzarín). Era hijo de labradores y acabó siendo franciscano y viviendo en el Reino de Valencia, donde murió. Su pasión por todo lo relacionado con la Eucaristía (se contaba que se le había aparecido Cristo en plena misa) hizo que León XIII le nombrara patrono universal de las Obras y Congresos Eucarísticos.
  • Celebra el año Picasso con nosotros

  • Categorías del producto

  • Calle San Agustín 27-29, 50002 Zaragoza
    Teléfono 976 20 73 63

    Aviso Legal | Condiciones Generales | Política de Privacidad | Política de Cookies

    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS

    Copyright © 2018 Gozarte | Todos los Derechos Reservados | Desarrollo web analiZe