Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS
+34 976 207 363

¡¡¡NOS VAMOS A LA COSTA AZUL!!! 21 al 28 de marzo de 2020

Imagen relacionada

Para mucha gente Costa Azul significa básicamente eso, costa y azul, vacaciones de lujo para la jet set internacional y poco más. Y es verdad, el mar es intensamente azul y la costa, muy escarpada, es espectacular. Y la densidad de millonarios de medio mundo es impresionante (no solo en verano, porque ya sabéis que Mónaco es un lugar que gusta muchísimo en cualquier época del año a los que no se acaban de llevar bien con Hacienda).

Resultado de imagen de Paisaje Saint Paul de Vence

Pero es muchísimo más. Para empezar, no solo es mar, sino todo un territorio interior con un paisaje puramente mediterráneo. Y es también verde, por los pinos que lo cubren todo, aunque en realidad de todos los colores (bueno, todos no, solo los vivos y alegres, los que expresan la felicidad y la alegría de vivir en un sitio como este), los que los grandes pintores del siglo XX plasmaron en sus cuadros fascinados por este lugar, al que empezaron viniendo a pasar sus vacaciones, hasta que muchos decidieron no marcharse más. Donde se está bien, buen rato, ¿no? Pues eso debieron pensar Picasso, Chagall, Matisse, Lèger, Cocteau… que son aquí amigos de casa que nos encontramos por todas partes, especialmente en los maravillosos museos que hay dedicados a su obra, pero también en pequeñas capillas y otros rincones que son sorpresas increíbles (hasta el salón de bodas de un ayuntamiento). Los temas trágicos y tristes, las guerras… los dejaban para cuando estaban en París; aquí se dejaban llevar por el ambiente y sus obras se llenaban de alegría, felicidad… y ese dolce far niente que forma parte de la vida en este lugar. Por eso este viaje es perfecto para aquellos a los que les gusta el arte del siglo XX, pero mucho más para los que no les gusta, porque os aseguro una cosa: cuando vuelvan a casa… ¡¡¡les gustará!!!

Resultado de imagen de Picasso Cote d'azur

Y son también pequeños pueblos encantadores en los que la vida parece pasar más despacio, donde la gente sabe disfrutar de todo lo que la Naturaleza les ofrece: las increíbles vistas, la comida, los vinos… Desde Saint-Tropez o Antibes a la orilla del mar, a Grasse o Vence en el interior, pasear por sus calles es un fantástico ejercicio de relajación. Aquí el estrés parece que ni está, ni se le espera.

Imagen relacionada

Y es también “glamour” del bueno, del de verdad, porque lo mismo te puedes encontrar a Carolina de Mónaco llevando una baguette infinita en la cesta de la bici en algún pequeño pueblo que a Brigitte Bardot paseando descalza por la Croisette, mientras fotógrafos del mundo entero inmortalizan ese momento glorioso. Y a Marcello, a Catherine, a Alain, a Sophia, a Rita… y a todos los dioses y diosas del cine que han llenado nuestros sueños, tantos que Cannes puede decir con motivos sobrados que allí hay más estrellas que en el cielo.

Imagen relacionada

En resumen, que si creíais que la Costa Azul era un destino para millonarios con yate que solo se juntan con otros millonarios con yate, ya os lo podéis ir quitando de la cabeza. Es un paraíso al alcance de todos en el que además de maravillosos paisajes hay una impresionante oferta cultural, así que… ¡¡¡nos vamos a disfrutarlo!!!

 

Sábado 21 de marzo

Saldremos de Zaragoza a las 9’45 para dirigirnos a Madrid, donde tomaremos el avión a las 16’10, llegando a Niza a las 18’05. Nos instalaremos en el hotel Ibis Style Nice Centre. Cena (incluida).

Resultado de imagen de Nice place Massena


Domingo 22 de marzo

Hoy vamos a dedicar la mañana a conocer el casco histórico de Niza, desde la monumental plaza Massena (el patriota francés nacido aquí) a sus encantadoras callejuelas, pasando por edificios tan monumentales como el palacio Lascaris, que sigue el modelo de los palacios barrocos de la cercana Génova.

Imagen relacionada

Resultado de imagen de palais lascaris nice horaires

Resultado de imagen de escudo MónacoDespués de comer (libre) nos iremos a Mónaco, el estado más pequeño del mundo después del Vaticano. Hoy es poco más que un peñasco, pero antiguamente era más extenso. Allá por 1297 cayó en manos de Francisco Grimaldi, cuyos soldados iban vestidos de franciscanos para engañar a los habitantes (de ahí el nombre Mónaco, que es como se dice monje en italiano, y los que aparecen en el escudo), y desde entonces hasta hoy ha pertenecido a la misma familia, aunque el territorio se ha ido reduciendo hasta quedar en algo casi anecdótico. Casi, porque Mónaco es pequeño pero matón, y si hablamos de renta per cápita todavía más.

Mónaco es glamour y horterada a partes iguales, lujo de verdad y brillos ostentosos, pero a pesar de todo es un lugar que merece la pena visitar. Iremos al palacio del príncipe (exterior) y haremos un paseo en el que descubriremos el casino, el café de París, el recorrido del circuito de Fórmula 1… mientras recordamos a Grace y Rainiero, o a ese tremendo triángulo formado por María Callas – Aristóteles Onassis – Jackie Kennedy, una auténtica tragedia griega cuyos protagonistas no navegaban en los barcos de Ulises, sino en yates de súper lujo.

Resultado de imagen de Montecarlo

Al acabar volveremos a Niza. Tiempo libre.


Lunes 23 de marzo

Hoy empezamos el día yéndonos a Menton, el lugar más hermoso de la Costa Azul según Vicente Blasco Ibáñez, el escritor valenciano que se retiró allí, la joya del Principado de Mónaco hasta que, en 1860, se integró en Francia (los Grimaldi construyeron allí, en su lugar preferido, su residencia de verano), y un lugar con un microclima perfecto para el cultivo de cítricos y otras especies tropicales.

Hablar de Menton es hablar de dos grandes escritores: el valenciano Vicente Blasco Ibáñez y el parisino Jean Cocteau. Ambos cayeron rendidos a sus encantos y pasaron aquí largas temporadas. En el caso de Blasco Ibáñez (el español más famoso de su época, reconocido en todo el mundo, con Hollywood rendido a sus pies y Greta Garbo o Rodolfo Valentino interpretando las películas que se hicieron a partir de sus novelas, como “Sangre y arena” o “Los cuatro jinetes del Apocalipsis”), el médico le recomendó en 1917 que se instalara un invierno en Niza. Volvió cada año hasta que, en 1921, descubrió la Villa Fontana Rosa, y decidió transformarla en una isla de ensoñación literaria, a medio camino entre la utopía y la realidad, donde pasaría los años del exilio durante la dictadura de Primo de Rivera, y donde moriría en 1928.

Resultado de imagen de Menton villa fontana rosa

Ya en vida del escritor, que la convirtió en un lugar único, la villa se convirtió en un foco de “peregrinación”, al que huéspedes y amigos llegaban en tren, concretamente a la estación que se había construido la reina Victoria de Inglaterra cuando unos años antes pasó un invierno aquí.

El otro gran nombre asociado a Menton es el de Jean Cocteau, uno de esos parisinos que se podían permitir el lujo de coger el “tren azul” camino de la Riviera para pasar allí largas temporadas. Su nombre está asociado a diferentes lugares de la costa, pero en 1955 descubrió Menton y se enamoró, pasando mucho tiempo allí a partir de entonces. Fue poco después cuando el alcalde le solicitó que decorara la sala de bodas civiles de la localidad, y dejó allí una obra magnífica, que visitaremos.

Resultado de imagen de salle des mariages menton

Todo allí fue hecho o diseñado por él: las pinturas, las puertas, los candelabros, las alfombras… Toda la decoración tiene que ver con el matrimonio, el amor… y muy especialmente esa enorme pareja que hay al fondo, un hombre y una mujer de aquí, de Menton, ella con el sombrero típico y él un pescador, envueltos en líneas que los unen para siempre, bajo los rayos del sol.

Resultado de imagen de Menton salle des mariages

Daremos un paseo por Menton y comeremos (incluido), para irnos después a pasar la tarde al cercano Sain Jean-Cap-Ferrat, un lugar con una ubicación geográfica espectacular que muchos eligieron para construirse villas con vistas incomparables.

Imagen relacionada

En la parte más estrecha de esa península, en el istmo por donde se une a la tierra firme, está la Villa Ephrussi de Rotschild, cuyos jardines son una de las joyas de la Riviera, como también se conoce a esta parte de la costa. Fue construida en plena Belle Époque por la baronesa Béatrice Ephrussi de Rothschild, miembro de la famosísima familia de banqueros y casada a su vez con un banquero multimillonario judío (del que se separaría por su adicción al juego). Apasionada por el coleccionismo, tuvo como modelo de vida a la reina María Antonieta y llenó la mansión con muebles antiguos, pinturas, esculturas, porcelanas…

Imagen relacionada

Resultado de imagen de villa ephrussi de rothschild

No menos asombrosa es la cercana Villa Kerylos, en Beaulieu-sur-mer, cuyo nombre (bello lugar sobre el mar) lo dice todo. Allí, en una punta rocosa de la bahía, con espectaculares acantilados como telón de fondo, Théodore Reinach, arqueólogo y hombre de Estado francés, decidió “inventar” una villa a la griega, civilización que le fascinaba.

Resultado de imagen de villa kerylos

Inspirándose en las casas nobles construidas en la isla de Delos en el siglo II a.C., la villa no es una reproducción, sino una verdadera y maravillosa reinvención en la que cada pequeño detalle bebe directamente del arte griego, desde el edificio a los muebles, las cerámicas y la rejería, e incluso la forma de vivir allí.

Resultado de imagen de villa kerylos

Resultado de imagen de villa kerylos

Al acabar, regreso a Niza y tiempo libre.

Martes 24 de marzo

Hoy pasaremos la mañana en Niza, descubriendo dos museos absolutamente maravillosos. Los dos son monográficos, dedicados a un solo artista de esos que tuvieron una estrecha relación con la Costa Azul. Y empezaremos por el Musée Matisse, probablemente el artista más vinculado con Niza, donde llegó en 1917, con casi cincuenta años, enfermo de bronquitis y deprimido. Cuando creía que su carrera estaba prácticamente acabada, esta ciudad conmocionó su vida y su pintura, como refleja muy bien esta frase suya: «cuando comprendí que cada mañana volvería a disfrutar de esta luz, no pude ser más feliz». Matisse se quedaría aquí hasta su muerte, en 1954, y la ciudad le ha dedicado este maravilloso museo lleno de obras maestras de uno de los mayores artistas del siglo XX, como estas dos maravillas, “Polinesia, el cielo” y “Polinesia, el mar”.

Resultado de imagen de polinesia el mar

Continuaremos la mañana por el Musée Chagall, otro de los grandes del arte de la primera mitad del siglo XX, un pintor ruso que emigró a París, volvió a Rusia, volvió a París, y cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial marchó a Estados Unidos (además de ruso era judío, así que decidió poner agua de por medio). Fue al acabar la guerra, con casi sesenta años, cuando vino a la Costa Azul y, según sus propias palabras, “nació por segunda vez“. Mucho después, en 1973, se inauguró este museo en el que Chagall estuvo completamente implicado, desde el edificio a la elección de las plantas del jardín, pasando, por supuesto, por las obras.

Resultado de imagen de musée chagall nice piano

El origen de la colección fueron las diecisiete pinturas conocidas como el “mensaje bíblico”, donadas por Chagall al estado francés en 1966, pero desde entonces ha habido multitud de donaciones, y hoy es el mayor conjunto de obras del artista en el mundo: cuadros, vidrieras… e incluso el interior de la tapa del piano del auditorio, pintado por él.

Resultado de imagen de musée chagall nice vitraux

Resultado de imagen de musée chagall nice piano

Después de comer (libre) nos iremos a pasar la tarde a Cannes, un lugar mítico para los amantes del cine. ¿Qué mitómano que se precie no se emociona pensando en esta ciudad? Valga como ejemplo esta foto de la simpar Sophia Loren en la playa de la Croisette.

Resultado de imagen de festival Cannes años 50

Eso sí, la cosa no fue siempre así. Sería en el siglo XIX cuando la aristocracia inglesa se sintió atraída por este lugar, construyéndose residencias de invierno. Llegaría el ferrocarril, se construyeron los primeros grandes hoteles (el mítico Martínez ya en el siglo XX), casinos… y, sobre todo, llegó Mussolini al poder. ¿Qué tiene que ver? Pues que en los años treinta el festival de Venecia empezó a sufrir la censura, y hubo que buscar una alternativa. Cannes fue la elegida, y en 1939 se celebró el primer festival (el presidente del jurado fue, nada más y nada menos, el mismísimo Lumière, el padre del invento).

Resultado de imagen de Cannes croisette

Para empezar cogeremos un ferry para pasar a la isla de Sainte-Marguerite, una de las islas que hay frente a Cannes, a menos de un kilómetro de distancia. Además de la belleza del paisaje, en sus menos de tres kilómetros cuadrados está el Fuerte Real, en el que estuvo prisionero el hombre de la máscara de hierro, que antes había estado preso en la cárcel real de la Bastilla. ¿Quién era? Probablemente nunca lo sabremos, aunque Alejandro Dumas (con su inmensa imaginación), narra en “El vizconde de Bragelonne” que era un hermano gemelo de Luis XIV, que le habría disputado su derecho al trono.Resultado de imagen de île de sainte marguerite Cannes

Volveremos después a Cannes, donde tendremos tiempo para dar un paseo entre hoteles y tiendas de lujo, para regresar a Niza. Tiempo libre.

 

Miércoles 25 de marzo

Hoy nos vamos a Fréjus, una pequeña ciudad con un patrimonio increíble. La fundaron los romanos en el 43 a.C. y pronto se convirtió en una de las bases militares de la flota romana en el Mediterráneo. De ese período nos quedan importantes restos, de los que veremos algunos de los pilares de un gran acueducto (los arcos se han hundido en casi todo el trazado) y el anfiteatro, muy reconstruido para poderlo utilizar para espectáculos en la actualidad.

Resultado de imagen de Frejus acueducto

Resultado de imagen de Frejus amphitheatre

Durante la Edad Media siguió siendo un importante centro comercial y religioso, y es a ese período, entre el siglo V y el XIII, al que pertenece su catedral, que si bien no es demasiado grande es interesantísima, empezando por el baptisterio del siglo XV, en el que se conserva una piscina para el bautismo por inmersión.

Resultado de imagen de Frejus baptistere

Y siguiendo por su pequeño claustro, que conserva la cubierta de madera llena de decoración pintada, que tanto recuerda a nuestras techumbres mudéjares.

Resultado de imagen de Frejus cloître

Resultado de imagen de Frejus cloître

Nos iremos después a un lugar muy especial, el Memorial de las guerras de Indochina, un monumento dedicado a la memoria de todos los franceses muertos allí, una parte de los cuales están enterrados en este lugar.

Resultado de imagen de Frejus memorial Indochine

Acabaremos nuestra visita a Fréjus visitando la Capilla de Nuestra Señora de Jerusalén, diseñada por Jean Cocteau (desde el edificio hasta todos los detalles de la decoración, vidrieras, mosaicos, pinturas…) el mismo año de su muerte, en 1963.

Resultado de imagen de chapelle cocteau frejus

Después de esto comeremos en Fréjus (incluido) y nos iremos a pasar la tarde a uno de los lugares míticos de la Costa Azul, Saint Tropez, situado junto a un bellísimo golfo al que da su nombre, pequeño y muy cerrado. A principios del siglo XX era un pueblo de pescadores en decadencia (apartado de las principales vías de comunicación, había ido perdiendo su función de centro comercial), pero el turismo vino a rescatarlo en los años 50, hasta convertirlo en una verdadera meca del turismo mundial. Si uno va en verano es inevitable el característico “olor a rico“, con tiendas de lujo, yates de megalujo y helados más caros que en los mismísimos Campos Elíseos de París, pero fuera de temporada no ha perdido ni un ápice de su encanto, que es muchísimo.

Resultado de imagen de Saint Tropez

Subiremos a la ciudadela, para disfrutar de las magníficas vistas del golfo, y después tendremos tiempo libre para pasear por sus calles. Al acabar, volveremos a Niza. Tiempo libre.

 

Jueves 26 de marzo

Hoy comenzaremos el día en Biot, un pequeño pueblo en el que el gran artista Fernand Lèger compró en 1955 una propiedad, para instalar en el jardín sus esculturas policromadas en cerámica. A su muerte, su mujer y un amigo decidieron convertirlo en un museo dedicado a su obra, incluyendo en el edificio unos espectaculares murales de mosaico que él había diseñado. Hoy el Musèe Lèger reúne el mayor conjunto de obras de uno de los grandes artistas de las vanguardias, con pinturas, dibujos, cerámicas, bronces, vidrieras, tapices…

Imagen relacionada

De todas las obras del museo esta es especialmente significativa, pues está relacionada con la llegada de las vacaciones pagadas en Francia en los años 30 con el Frente Popular. Mucha gente no sabía que hacer con ese tiempo libre, y Lèger pinta maravillas como esta, con los parisinos yéndose al campo en bicicleta a disfrutar de algo que nunca habían tenido. Muchos, por cierto, lo aprovecharon para irse al mar, al sur, y aquel turismo elitista de la Costa Azul se convirtió, en parte, en el nuevo turismo de masas.

Resultado de imagen de biot musée lèger loisirs

Pero como no todo es pasado, ni mucho menos, y en la Costa Azul sigue habiendo multitud de artistas y artesanos, de allí nos iremos al Centro de arte en vidrio Pierini, donde podremos descubrir las maravillas que artistas y artesanos siguen haciendo con este material, y conoceremos en qué consiste esta técnica.

Resultado de imagen de verrerie Pierini

Resultado de imagen de verrerie Pierini

Al acabar comeremos (incluido) y nos iremos a pasar la tarde a Grasse, que no solo es un pueblo precioso, sino que además es la capital mundial del perfume. ¿Habéis leído la novela con ese título? Pues las cosas no han cambiado demasiado, y de los doscientos perfumistas que hay en este momento en el mundo, nada menos que cuarenta están en Grasse.

Imagen relacionada

Visitaremos el Museo Internacional de la Perfumería y daremos un paseo por el pueblo, teniendo después algo de tiempo libre para poder descubrir algunas de sus tiendas, como la famosísima Fragonard (dedicada al hijo más ilustre del pueblo, el pintor del siglo XVIII Jean-Honoré Fragonard).

Imagen relacionada

Al acabar regresaremos a Niza. Tiempo libre.

Viernes 27 de marzo

Hoy nos vamos a dos lugares absolutamente fantásticos. Por la mañana a Saint Paul de Vence, en el interior, y por la tarde a Antibes, junto al mar. Y comenzaremos por la pequeña Capilla del Rosario, a la que Matisse consideraba “a pesar de todas sus imperfecciones, mi obra maestra“.

Imagen relacionada

Las madres dominicas encargaron la decoración de su capilla a Matisse (son las ventajas de que uno de los más grandes de la historia de la pintura sea tu vecino, como Miró, Yves Montand o antes Renoir). Viéndola nadie lo diría, pero dedicó cuatro años al trabajo (Matisse es la prueba más clara de que la sencillez es algo que requiere un enorme esfuerzo, y que sencillo y simple son cosas completamente diferentes) y cuando acabó tenía 81 años. Hizo las pinturas en cerámica, las vidrieras, el diseño del candelabro, de la cruz… y hasta de las casullas de diferentes colores para los distintos tiempos litúrgicos, una parte de las cuales podemos ver en esta foto.

Imagen relacionada

Daremos un paseo por Saint Paul de Vence (que para muchos está entre los dos o tres pueblos más bonitos de Francia) y después nos iremos a un lugar único, la Fundación Maeght, el regalo que hicieron al mundo Aimé y Margherite Maeght. Ellos eran marchantes de arte, galeristas, editores, amigos de artistas, coleccionistas y amantes del arte por encima de todas las cosas. Cuando un hijo suyo murió cayeron en una gran depresión y alguien les recomendó que viajaran a Estados Unidos, donde descubrieron algunas de las grandes fundaciones que había allí. Empezaron a darle vueltas al tema, y un día encontraron un terreno en el que había una pequeña capilla dedicada a San Bernardo, el nombre de su hijo. Consideraron aquello una señal, y como tenían una casa en Vence decidieron comprarlo.

Resultado de imagen de fondation maeght

Lo siguiente era encontrar un arquitecto. Miró les invitó a conocer su nuevo taller, en Palma de Mallorca, les encantó y decidieron hablar con José Luis Sert, que era el que lo había hecho. Se pusieron de acuerdo e hicieron este lugar en medio de la Naturaleza, rodeado de pinos y desde el que se ve el mar a lo lejos. Aquí vendría su colección, y también las obras que muchos de sus amigos les regalaron para su fundación (amigos como Chagall, Giacometti, Miró, que hizo un magnífico laberinto de esculturas…). Si tuviera que elegir uno de los diez lugares que más me gustan en el mundo, casi seguro que uno de ellos sería este.

Resultado de imagen de fondation maeght

Resultado de imagen de fondation maeght giacometti

De aquí nos iremos a Antibes, donde comeremos (incluido). Ya los griegos descubrieron la belleza de este lugar al que llamaron Antipolis, y lo convirtieron en un establecimiento comercial. Muchos siglos después perteneció al señorío de los Grimaldi, y ellos construyeron el castillo en el que hoy está el Museo Picasso.

Resultado de imagen de Antibes

En 1946 le proponen a Picasso, que se había quejado de que le faltaba espacio para pintar, que se instale en el castillo. El artista acepta, diciendo que “aquí no sólo voy a pintar para mí. Voy a decorar el museo“. Entre septiembre y octubre de 1946 pintó veintidós paneles para el palacio, 23 pinturas y 44 dibujos, y diez años después recibió el título de «Ciudadano de honor de la villa de Antibes».

Resultado de imagen de Antibes Museo Picasso fauno

La mayoría de las obras de Picasso que hay en este museo son una explosión de alegría, como se puede ver en esta, titulada precisamente así, “La alegría de vivir“. Picasso se siente libre y feliz en la Costa Azul, conectado con una lejana y primitiva Edad de Oro en la que un centauro toca la flauta, una mujer desnuda y dos cabras encantadoras bailan… y por el mar llega un barco, seguramente llevando a bordo a los griegos que fundaron Antipolis.

Al acabar volveremos a Niza. Tiempo libre.

 

Sábado 28 de marzo

La última mañana del viaje la vamos a pasar en Vallauris. Allí, en el Ayuntamiento, se casó Rita Hayworth con el Aga Khan, y en la misma sala Picasso con Jacqueline, su segunda esposa. ¡¡¡Un paraíso para mitómanos!!!

Resultado de imagen de vallauris Rita Hayworth

Vallauris es la ciudad de la cerámica en Francia. En sus calles hay más de sesenta galerías dedicadas a ella, y muchísimas tiendas. Después de la Segunda Guerra Mundial, cuando se estaba planteando instalarse definitivamente en la Costa Azul, Picasso visitó el taller de alfarería Madoura (al que iremos) y los dueños le invitaron a trabajar con ellos. Un año después aceptó, y descubrió un nuevo terreno de experimentación que le marcaría profundamente, seducido por una de las más antiguas expresiones artísticas, un arte que se servía de la misma tierra, el agua y el fuego para manifestarse.

Resultado de imagen de Vallauris Madoura

Picasso, capaz de pintar cien piezas de cerámica en una mañana, acabó enamorándose también del lugar, se compró una casa y un taller y en 1949 ofreció a la ciudad “El hombre con cordero“, una estatua de bronce que colocó en la plaza de la iglesia.

Resultado de imagen de Vallauris ceramique Musée Picasso

Acabaremos visitando el Museo Picasso, completamente distinto del de Antibes, en el que entre otras cosas podremos ver sus pinturas en la capilla, sobre la guerra y la paz.

Imagen relacionada

Tendremos tiempo libre para comer y hacia las 16’00 nos dirigiremos al aeropuerto. Volaremos a las 18’35 en dirección a Madrid, donde llegaremos a las 20’41. Allí nos esperará un autobús que nos dejará en Zaragoza hacia las 00’30.

 

Precio – 1.580 € (suplemento habitación individual, 240 €).

  • Bus Zaragoza-Madrid y Madrid-Zaragoza
  • Vuelo Madrid-Niza y Niza-Madrid
  • Autobús a nuestra disposición toda la semana
  • 7 noches en hotel Hotel Ibis Style Nice Centre
  • 4 comidas
  • Todas las visitas guiadas, y guías acompañantes
  • Entradas
    • Niza
      • Palacio Lascaris
      • Museo Matisse
      • Museo Chagall
    • Menton
      • Villa Fontana-Rosa
      • Sala de bodas del Ayuntamiento
    • Saint Jean Cap Ferrat
      • Villa Ephrussi de Rostchild
    • Beaulieu-sur-mer
      • Villa Kerylos
    • Cannes
      • Ferry a la Isla de Santa Margarita
      • Fuerte Real
    • Frèjus
      • Catedral, claustro y baptisterio
      • Anfiteatro
      • Capilla Cocteau
      • Memorial de las víctimas de Indochina
    • Saint Tropez
      • Ciudadela
    • Biot
      • Museo Lèger
      • Pierini vidrio contemporáneo
    • Grasse
      • Museo Internacional de la perfumería
    • Vence
      • Capilla del Rosario de Matisse
    • Saint Paul de Vence
      • Fundación Maeght
    • Antibes
      • Museo Picasso
    • Vallauris
      • Museo Picasso
      • Madoura cerámica
  • Seguro de viaje
  • Tasa turística

Forma de reserva

  • Llamando al 976207363 o escribiendo a contacto@gozarte.net para hacer una reserva
  • Pago de 350 €, por persona,  en el momento de la reserva, y el resto antes del 5 de marzo, bien en efectivo en nuestra oficina (llamando antes al teléfono 976207363) o por transferencia en la cuenta ES47 2085 0130 7803 3063 6082 (beneficiario Gozartours), INDICANDO SU NOMBRE Y “COSTA AZUL” EN EL CONCEPTO.

El precio NO incluye:

  • Ningún servicio que no esté especificado
  • Seguro de Cancelación (si desea contratarlo consúltenos)

La agencia de viajes es:

VIAJES VIMAR S.A.
AUTOVIA DE LOGROÑO, KM. 2,400
POLIGONO EL PORTAZGO  66
50011 – ZARAGOZA
Título: C.A.A.: 3MM

GOZARTOURS
C/ San Agustín, 27-29, 2º B
50002, Zaragoza
Título: C.A.A. 325

CONDICIONES DE CANCELACIÓN


MÁS DESTINOS 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Categorías de Noticias

  • Instagram

    Something is wrong.
    Instagram token error.
    1
  • El boletín de gozARTE

  • Calle San Agustín 27-29, 50002 Zaragoza
    Teléfono 976 20 73 63

    Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies

    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS

    Copyright © 2018 Gozarte | Todos los Derechos Reservados | Desarrollo web analiZe