fbpx
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS
+34 976 207 363

Lujuria es… pecado

Y no un pecado cualquiera, no. Uno de los siete pecados capitales, nada menos. Y no uno más, sino el que más ha obsesionado de toda la vida a los guardianes de la moral. Ya podías ser un asesino en serie o un asaltador de bancos, que lo preocupante de verdad era lo que hacías con el sexto (lo he escrito bien, con t). Ahí, ahí era donde había que estar siempre vigilantes contra las asechanzas del Maligno, que no descansa.

Sarita Montiel, cuando era la viva encarnación de la lujuria. El demonio tiene nombre de mujer, de toda la vida.

Censores, confesores y demás vigilantes del orden público se dejaron la piel para que nuestro país no llegase a convertirse en una sucursal de Sodoma y Gomorra. «¿Has pecado contra el sexto?» El sexto mandamiento, claro. Y automáticamente: «¿Cuántas veces?». Charo López cuenta que siendo adolescente le dijo a su confesor que tenía novio, y él le preguntó: «¿Intercambiais fluidos?». Ella se quedó pensando qué sería aquello de los fluidos, y enseguida llegó a la conclusión de que a juzgar por cómo había hecho la pregunta debía ser cosa rica.

«Estás hecha una gilda», que es como decir que eres una golfa y un pendón desorejao todo junto.

Difícil lo tenía el gremio de alargadores de faldas, cortadores de películas y tapadores de escotes. No había dique que pudiera contener el tsunami que llegaba de Hollywood. El cine, ese era el enemigo, sí señor. ¿Quién iba a querer ver «Locura de amor», o «Agustina de Aragón», pudiendo ver «Gilda»? La pobre Aurora Bautista lo tenía difícil para poder vencer a la pelirroja e impúdica americana, pero también a la morena y racial María Antonia Abad, más conocida como Sara Montiel. Al menos la espectacular Sarita era católica y española y nunca sobrepasaba los límites de la decencia, esa virtud tan propia de la mujer ibérica, pero Rita… con ésa no había manera de hacer carrera, y menos después de rodar «Gilda». Esa mirada, ese contoneo, ese escote «palabra de honor» («palabra de honor que no se me cae», de ahí le viene el nombre), ese interminable quitarse el guante… y esa melena roja, tan roja como las llamas del mismísimo infierno. Tanto que su nombre en la película se convirtió en sinónimo de fresca, suelta, desahogada y muchas cosas más que no menciono porque soy un caballero. Y no sólo eso, tan grande fue el escándalo que se llegó a creer que se proyectaba con cortes, y la gente estaba convencida de que después del guante Gilda se quitaba todo lo demás, y se quedaba como la mismísima Eva, madre de todos los pecados.

Eva, reptando como una serpiente después de coger la manzana. Pecado es… lujuria.

¿Rita llegó a saber que su personaje dio nombre a una famosa banderilla? Seguro que le hubiera gustado. Hace unos 60 años, en el bar Casa Vallés de San Sebastián, se les ocurrió ensartar en un palillo guindillas, olivas verdes y anchoas. ¿Cómo lo llamaron? Pues como aquello era verde, salado y un poco picante le llamaron «gilda». Y así se quedó, hasta hoy. Los caminos del señor, que son inexcrutables, ya se sabe.

Mmmmmmm verdes, saladas y picantes. Lujuria es… Gilda

Os dejo un enlace para que lo disfrutéis. Pinchad aquí y pecad, aunque sólo sea con el pensamiento. Y si queréis más lujuria no os podéis perder, este mes de enero, nuestras CENAS LUJURIOSAS.

Cuándo – Martes 19 , 22 y 26 de enero a las 21’15

Precio – 26 € por persona

Dónde – La Zarola, Calle de San Miguel 35

Más información y reservas – Llamando al 976207363 o entrando aquí

Si queréis seguirnos podéis entrar en www.facebook.com/gozARTE y pinchar en “me gusta”, o en twitter @gozARTE. Y ahora, os dejo unos cuantos post de nuestro blog con historias de lo más lujuriosas:

Lujuria es… Liz Taylor

Lujuria es… Olympia

Lujuria es… Marilyn Monroe

Pecadores encantadores – Rebeca y la lujuria

Lujuria es… el jamón

Lujuria es… el champagne (francés, bien sûr)

Lujuria es… sexo en Nueva York

Lujuria es… unas piernas de cinco millones de dólares

Lujuria es… el Bulli

Lujuria es… Venus

Lujuria es… el teatro chino de Manolita Chen

Lujuria es… Sodoma y Gomorra

Lujuria es… el “gabinete secreto” de Nápoles

Lujuria es… Marlon Brando

Lujuria es… Sofía

Lujuria es… la guerra de los biquinis

Lujuria es… el biquini

Lujuria es… El Plata

Lujuria es… Zeus y sus chic@s

Lujuria es… la Lollo

Lujuria es… pecado

Lujuria es… San Juan de la Cruz


23 respuestas a “Lujuria es… pecado”

  1. […] un viaje en el …Averly y el Justicia… on Averly – la Samaritana, …Lujuria es… pe… on Un verano…. ¡¡¡luju… Archivos Elegir mes julio 2011 junio 2011 mayo […]

  2. […] Lujuria es… pecado Share this:StumbleUponDiggRedditMe gusta:Me gustaSé el primero en decir que te gusta esta post. […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Nuestro menú de rutas en vigor

  • Categorías de Noticias

  • El boletín de gozARTE

  • Calle San Agustín 27-29, 50002 Zaragoza
    Teléfono 976 20 73 63

    Aviso Legal | Condiciones Generales | Política de Privacidad | Política de Cookies

    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS

    Copyright © 2018 Gozarte | Todos los Derechos Reservados | Desarrollo web analiZe