fbpx
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS
+34 976 207 363

Cheira bem, cheira a Lisboa VIII – Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza

Hay en Lisboa un monasterio que casi parece sacado de un cuento. Lo mandó construir un rey de Portugal cuando, después de casi un siglo buscando cómo llegar a la India dando la vuelta a Africa, por fin lo lograron. Las especias de Oriente empezaron a llegar al puerto de Lisboa y de allí a Europa, y eso era dinero, muchísimo dinero, ríos de dinero. Un kilo de pimienta llegó a cambiarse por un kilo de oro, y el rey, que no era tonto (le llamaban Manuel “o venturoso”, el afortunado), se quedó por decreto con un quinto de los beneficios. Y con ese dinero se cuenta que pagó el monasterio, al que llamaron el monasterio de la pimienta. Y como había decidido enterrarse allí, con sus descendientes, necesitaba unos monjes que estuvieran todo el día venga a rezar por su alma, venga una misa detrás de otra… y para eso pensó en los jerónimos.

Seguramente Manuel el afortunado copió esa costumbre de los reyes españoles (al fin y al cabo se casó con una hija de los Reyes Católicos, y cuando la primera se murió les pidió otra). Felipe II entregó El Escorial a los jerónimos. Carlos V, su padre, se retiró a Yuste, un monasterio de la misma orden. ¿Y sus abuelos? Los Reyes Católicos también habían construído un fantástico monasterio jerónimo, ¿sabéis dónde? No penséis mucho, que es muy fácil. En Zaragoza.

Resulta, resulta, que el padre de Fernando el Católico, el rey Juan II, tenía cataratas. Mandó llamar a un famoso médico judío de Lérida para que le operara, pero antes, por si acaso, que más vale prevenir, pidió que le pasaran por los ojos el clavo de Santa Engracia (el que le habían clavado en la frente hacía no sé cuántos siglos, que estaría como para coger una infección, digo yo). Total, que la cosa salió bien, y el mérito se lo dieron al clavo (yo soy el médico y no sé qué les hago, la verdad). Y claro, en agradecimiento el hombre decidió construir un gran, gran, gran monasterio dedicado a Santa Engracia. Pero claro, entre unas cosas y otras se murió y lo acabó haciendo su hijo, Fernando, el Católico.

¿Qué os parece el claustro? No tenía nada que envidiar al de Lisboa, pero… los franceses volaron una parte del monasterio al final del primer Sitio, y después de la Guerra de la Independencia no había medios para reconstruir el resto y se acabó tirando. Una lástima, porque hoy tendríamos unos estupendos “jerónimos” en Zaragoza.

 

Ya sabéis, si queréis conocer ésta y otras muchas cosas sobre esta maravillosa ciudad no os podéis perder el viaje que hemos preparado del 7 al 14 de junio, coincidiendo con la verbena de Santo Antonio. Si queréis más información entrad aquí, y para reservar llamadnos al 976207363. Y para que os vayáis animando, aquí os dejo unos cuantos posts de nuestro blog dedicados a Lisboa:

La verbena de Santo Antoni0

Zaragoza en Lisboa

San Antonio, pesetero y casamentero

El paraíso del bacalao

Sao rosas: la historia de Santa Isabel

Los pastéis de Belém

Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza

Un rinoceronte muy viajero

Cuarto y mitad de San Vicente

8 respuestas a “Cheira bem, cheira a Lisboa VIII – Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza”

  1. […] Cheira bem, cheira a Lisboa VIII – Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza […]

  2. […] Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza […]

  3. […] en 7 agosto 2011 a 16:25 | Inicia sesión para responder Cheira bem, cheira a Lisboa VIII – Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza « g… […]

  4. […] en 7 agosto 2011 a 16:25 | Inicia sesión para responder Cheira bem, cheira a Lisboa VIII – Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza « g… […]

  5. […] en 7 agosto 2011 a 16:25 | Inicia sesión para responder Cheira bem, cheira a Lisboa VIII – Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza « g… […]

  6. […] « Cheira bem, Cheira a Lisboa VI – Sao rosas Cheira bem, cheira a Lisboa VIII – Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • La estela de Corrado Giaquinto

  • Carrito

  • Esta mañana he hecho la visita a la exposición sobre "La estela de Corrado Giaquinto" y aparte de disfrutar mucho me he emocionado. Ha venido una persona (no voy a poner el nombre, por si él prefiere que sea así) y me ha hecho un #regalo para darnos las #gracias a Juan y a mí por los vídeos de la palmera, los que hicimos durante el confinamiento más duro (él, además, ha estado participando en todos los tours virtuales que hemos hecho entre agosto del año pasado y junio de este). Me ha dicho lo mucho que le han ayudado a sobrellevar esta situación, pero no sé si sabe que a nosotros nos han ayudado tanto como a él, y sobre todo el verle a él y a bastantes otros cada fin de semana, apoyándonos y disfrutando juntos de algo que nos encanta, la historia, el arte... y la compañía de otras personas. Ha sido maravilloso para mí sentir ese apoyo de todos ellos, y hoy me he emocionado. Gracias de verdad por decírnoslo, ¡¡¡muchísimas gracias!!!
    LOS SECRETOS DE LA SEO - Cuando las tropas de Alfonso I el Batallador conquistaron #Zaragoza (la Saraqusta musulmana), el rey decidió instalar la catedral (o sea, la iglesia del obispo) en lo que había sido mezquita mayor de la ciudad. Se cambio la orientación (los musulmanes rezaban hacia el Este y los cristianos lo harían hacia el Norte), se le añadió un cuerpo de campanas a la torre y poco más.
    Este sábado... ¡¡¡NOS VAMOS A #HUESCA!!!
    EL NUDO GORDIANO
    CUMPLEAÑOS DE REMBRANDT
    #ZARAGOZA ANTIGUA - En 1955 desaparecía el café Ambos Mundos, el más grande de Europa (según decía su publicidad), abierto en 1881. Estaba en los porches del Paseo independencia a la altura de la calle Casa Jiménez y no era un café cualquiera, ni mucho menos, sino una joya del patrimonio zaragozano. Había sido construido por Félix Navarro, el arquitecto del Mercado Central y de tantas otras cosas, y era... ¡¡¡espectacular!!! Tanto que decían que después de ver el Pilar, el Ambos Mundos era la segunda visita obligada en Zaragoza.
  • Categorías del producto

  • Calle San Agustín 27-29, 50002 Zaragoza
    Teléfono 976 20 73 63

    Aviso Legal | Condiciones Generales | Política de Privacidad | Política de Cookies

    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS

    Copyright © 2018 Gozarte | Todos los Derechos Reservados | Desarrollo web analiZe