fbpx
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS
+34 976 207 363

Cheira bem, cheira a Lisboa VIII – Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza

Hay en Lisboa un monasterio que casi parece sacado de un cuento. Lo mandó construir un rey de Portugal cuando, después de casi un siglo buscando cómo llegar a la India dando la vuelta a Africa, por fin lo lograron. Las especias de Oriente empezaron a llegar al puerto de Lisboa y de allí a Europa, y eso era dinero, muchísimo dinero, ríos de dinero. Un kilo de pimienta llegó a cambiarse por un kilo de oro, y el rey, que no era tonto (le llamaban Manuel “o venturoso”, el afortunado), se quedó por decreto con un quinto de los beneficios. Y con ese dinero se cuenta que pagó el monasterio, al que llamaron el monasterio de la pimienta. Y como había decidido enterrarse allí, con sus descendientes, necesitaba unos monjes que estuvieran todo el día venga a rezar por su alma, venga una misa detrás de otra… y para eso pensó en los jerónimos.

Seguramente Manuel el afortunado copió esa costumbre de los reyes españoles (al fin y al cabo se casó con una hija de los Reyes Católicos, y cuando la primera se murió les pidió otra). Felipe II entregó El Escorial a los jerónimos. Carlos V, su padre, se retiró a Yuste, un monasterio de la misma orden. ¿Y sus abuelos? Los Reyes Católicos también habían construído un fantástico monasterio jerónimo, ¿sabéis dónde? No penséis mucho, que es muy fácil. En Zaragoza.

Resulta, resulta, que el padre de Fernando el Católico, el rey Juan II, tenía cataratas. Mandó llamar a un famoso médico judío de Lérida para que le operara, pero antes, por si acaso, que más vale prevenir, pidió que le pasaran por los ojos el clavo de Santa Engracia (el que le habían clavado en la frente hacía no sé cuántos siglos, que estaría como para coger una infección, digo yo). Total, que la cosa salió bien, y el mérito se lo dieron al clavo (yo soy el médico y no sé qué les hago, la verdad). Y claro, en agradecimiento el hombre decidió construir un gran, gran, gran monasterio dedicado a Santa Engracia. Pero claro, entre unas cosas y otras se murió y lo acabó haciendo su hijo, Fernando, el Católico.

¿Qué os parece el claustro? No tenía nada que envidiar al de Lisboa, pero… los franceses volaron una parte del monasterio al final del primer Sitio, y después de la Guerra de la Independencia no había medios para reconstruir el resto y se acabó tirando. Una lástima, porque hoy tendríamos unos estupendos “jerónimos” en Zaragoza.

 

Ya sabéis, si queréis conocer ésta y otras muchas cosas sobre esta maravillosa ciudad no os podéis perder el viaje que hemos preparado del 7 al 14 de junio, coincidiendo con la verbena de Santo Antonio. Si queréis más información entrad aquí, y para reservar llamadnos al 976207363. Y para que os vayáis animando, aquí os dejo unos cuantos posts de nuestro blog dedicados a Lisboa:

La verbena de Santo Antoni0

Zaragoza en Lisboa

San Antonio, pesetero y casamentero

El paraíso del bacalao

Sao rosas: la historia de Santa Isabel

Los pastéis de Belém

Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza

Un rinoceronte muy viajero

Cuarto y mitad de San Vicente

8 respuestas a “Cheira bem, cheira a Lisboa VIII – Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza”

  1. […] Cheira bem, cheira a Lisboa VIII – Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza […]

  2. […] Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza […]

  3. […] en 7 agosto 2011 a 16:25 | Inicia sesión para responder Cheira bem, cheira a Lisboa VIII – Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza « g… […]

  4. […] en 7 agosto 2011 a 16:25 | Inicia sesión para responder Cheira bem, cheira a Lisboa VIII – Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza « g… […]

  5. […] en 7 agosto 2011 a 16:25 | Inicia sesión para responder Cheira bem, cheira a Lisboa VIII – Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza « g… […]

  6. […] « Cheira bem, Cheira a Lisboa VI – Sao rosas Cheira bem, cheira a Lisboa VIII – Los Jerónimos de Lisboa… y los de Zaragoza […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Los castillos del Loira

  • Carrito

  • Suscríbete a nuestro boletín

  • #ZARAGOZA ANTIGUA - ¿Veis algo raro en esta foto? Pues bien, es un castillo que construyó Ricardo Magdalena para las fiestas del Pilar de 1904 por encargo del Ayuntamiento, para hacer un simulacro de incendio que los bomberos tenían que apagar ante el público. Sin embargo, la oposición de la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País y de la opinión pública, que pensaba que aquello podía ser peligroso (los cables del tendido eléctrico estaban muy cerca, p.ej.) y molesto, consiguieron evitar la quema. Como ya estaba a medio construir el Ayuntamiento decidió acabarlo y utilizarlo como escenario de los fuegos artificiales de aquellas fiestas, y unos días después, el 23 de octubre, fue testigo de excepción de la inauguración del monumento a los mártires de la Religión y la Patria, que es lo que se ve en la foto. Como vemos, ya por entonces el Ayuntamiento tenía ideas "de bombero", valga la redundancia en este caso.
    EL PALACIO DA PENA, EN #SINTRA
    ¡¡¡Buenas noches desde #Zaragoza!!!
    TAL DÍA COMO HOY... En 1872 se inauguró el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, el Met para los amigos. Desde entonces ha ido formando una colección absolutamente extraordinaria, llena de obras maestras desde la Antigüedad hasta el siglo XX, con departamentos de pintura, escultura, arqueología, fotografía, moda, decoración... y todo lo que os podáis imaginar. Si hay un museo enciclopédico, ese es el Met.
    TAL DÍA COMO HOY... En 1927 nació Sidney Poitier, el primer actor negro que ganó un Óscar (antes lo había ganado la actriz Hattie McDaniel por su papel de Mamita en "Lo que el viento se llevó"). Ocurrió en 1963 y tuvo un enorme valor simbólico, pues tuvo lugar en plena lucha por los derechos civiles de los negros en Estados Unidos. Unos años después participó en una de mis películas preferidas, ese alegato contra el racismo que se titula "Adivina quién viene esta noche", en la que unos padres liberales (él, director de un periódico en San Francisco; ella, dueña de una galería de arte) se ven enfrentados a una situación imprevista y de entrada reaccionan como nunca se habían imaginado que lo harían: su hija les presenta a su novio y resulta que es negro. ¿Cómo acaba la cosa? Pues bien, porque aunque hay un momento en que parece que va a terminar como el rosario de la aurora al final triunfa el amor. ¿Hace mucho que no la veis? Pues ese monólogo final de Spencer Tracy (que estaba muy enfermo y a punto de morir), con Katharine Hepburn con los ojos llenos de lágrimas, es de lo mejor que dos actores han hecho nunca, y al mismo tiempo está lleno de dignidad y de estupendas lecciones para la vida, así que... ¿qué más se puede pedir?
    UNA MARAVILLA EN #BOLONIA - EL LLANTO SOBRE CRISTO MUERTO DE NICCOLÒ DELL'ARCA
  • Celebra el año Picasso con nosotros

  • Categorías del producto

  • Calle San Agustín 27-29, 50002 Zaragoza
    Teléfono 976 20 73 63

    Aviso Legal | Condiciones Generales | Política de Privacidad | Política de Cookies

    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Suscríbete a nuestro RSS Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro RSS

    Copyright © 2018 Gozarte | Todos los Derechos Reservados | Desarrollo web analiZe